L.

L.

domingo, 24 de abril de 2011

Las cosas cambian, las amistades se acaban. Parece mentira, todo ha empezado y ha terminado de una manera tan rápida que no me ha dado tiempo a asumirlo. Empezaste siendo mi amigo, mi compañero, y me enamoré de ti. Creí que eras diferente, especial, y creí que me querías. Que ilusa, ¿no? Me lo tuve que imaginar desde un principio. Mira, sé que no soy la mejor niña del mundo, ni siquiera soy la mejor niña que has conocido en tu vida, pero solo te pedía un poco de cariño. Dices que hice mal, que ahora nos hemos distanciado por mi culpa, y que no te ha gustado nada lo que he hecho. ¿Lo siento? No, no lo siento, porque no hice nada, porque por primera vez en mi vida miré por mí. Porque me dí cuenta de que no querías nada conmigo, y me tuve que alejar de ti para no enamorarme más. Y ahí fué cuando supuestamente la cagué. Te he dicho de arreglarlo y no has querido, vale, no te voy a molestar más, te quiero, y por eso te voy a hacer la vida un poco más fácil. Ya no estoy enamorada de ti, ni mucho menos, porque soy fuerte, o eso creo, y me alejé de ti aunque tuviera consecuencias, pero todavía te tengo cariño, mucho, y me duele, y me jode, que sueltes con tanta naturalidad que no te importo. Tú a mí sí,siento hacerte esta putada. Espero que tengas suerte por la vida, que encuentres a la niña que no te haga cosas que te jodan, y que te dejes de querer por ella como no has dejado hacerlo por mí.  No me gusta haber terminado así contigo, pero bueno, si es lo que quieres, no voy a joderte más. Que te vaya bien. Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario