L.

L.

jueves, 26 de mayo de 2011

Me gusta que me digan cuanto me quieren. Un buen abrazo a destiempo, nunca viene mal. Un beso inesperado te alegra la mañana. Una sonrisa tímida siempre te causa gracia. Una caricia sin prisas, parece que para el tiempo. Unas palabras, una frase..Que te escuchen sin que lo pidas..Pero que todo esto venga de una persona en especial, causa sensaciones tan distintas que no sabes sin reír o llorar. Quien lo haya sentido, lo sabe. Es amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario