L.

L.

jueves, 12 de mayo de 2011

Tears, anger, pain.

Siempre había pensado que contener las lágrimas era fácil, muy fácil. Que si te jodía ver algo, hacía fuerza para no llorar y punto. Y solucionado. Pues si, es fácil, al principio. Hasta que revientas, y lo ves, a tu lado, sin apenas mirarte, entonces te das la vuelta y estallas, y empiezas a llorar. Y te pasas los 55 minutos siguientes pensando, y derramando lágrimas, y conteniéndolas, y volviéndolas a derramar. Con un ''deja de pensar en eso'' No se deja de pensar en eso..Y cuando sigues pensando, te haces cada vez más pequeña. Cada vez más. Y te dices ''La culpa la tengo yo'' ''Me lo he buscado yo'' ''Me pasa por pensar solo en mí'' ''Debería habérselo dicho'' ''Tendría que haber permanecido a su lado'' ''Soy una idiota'' ''No me lo merezco''. Y cuando la gente se acerca solo sabes decir que quieres estar sola, pero es mentira. No quieres estar sola, quieres estar con él. Quieres que aparezca y te diga que estos 20 días que cada vez iban a más han sido un error. Pero cuando abres los ojos y ves la realidad vuelves a llorar más fuerte, que eso no va a pasar! Que el no va a venir como en los cuentos! No va a aparecer, y asúmelo, aunque duela más. Y te distráes jugando con tus amigas, y te dices ''Bien, ya no pienso en él'' Y JODER, otra vez. ''ÉL'' ''ÉL'' ''ÉL''..Ese pronombre que hace tantísimo daño. Todo el mundo dice, olvida y contínua. El corazón no entiende de olvido ni de razones, entiende de las emociones que sufres cuando lo ves lejísisisisimos de ti teniendolo a 2 metros. Que todo pasa, ya lo sé. Pero de momento duele, duele mucho. Y espero que deje de hacerlo pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario