L.

L.

viernes, 10 de junio de 2011

Porque te quiero, por encima de cualquier pero.

Desde siempre, he tenido días en los que me ha apetecido ir al instituto, y otros que no. Esos días que te apetecen son los que te levantas pensando que tienes una razón para madrugar, y es pensando en esa sonrisa que te espera al entrar, y al salir, incluso en los intercambios de clase. Y luego los días en los que no, en los que lo ves todo perdido. Gracias a ti, me levanto feliz. Porque, mira, no lo voy a negar más, ni a ti ni a nadie. Te quiero, te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario