L.

L.

domingo, 12 de junio de 2011

Tengo una de las mejores amigas del mundo. Un verdadero tesoro, la verdad. Con apenas una frase puede cambiar el peor día de mi vida, en uno totalmente distinto, totalmente especial. Lo mejor de todo es que la conocí por casualidad. Que la vida me puso delante de ella sin avisar. Y al fin y al cabo es de lo  mejor que me ha pasado en la vida. Hemos pasado por todo, todo tipo de cosas juntas. Desde enfados de más de dos meses, hasta noches llenas de confesiones, o hasta bailes en plena calle. Si, es ella, una de las personas más especiales del mundo. Una persona ejemplar, creo que es ella la que mejor ejemplo me ha dado. Ella es un ejemplo de fuerza y superación sin lugar a dudas. Si alguna vez me he sentido lo suficiente fuerte como para superar un gran bache, ha sido gracias a ella. No tengo las suficientes palabras para describir lo que es ella. Pero lo puedo resumir: Una amiga de verdad. Desde que ella entró en mi vida, nunca me he sentido sola. Porque no puedo. Porque ella lo impide. Creo que la persona a la que más le importo es a ella, porque no hay un solo día que no me deje comentarios, ni privados. Sus abrazos protegen y su risa contagia. Juro que nunca me voy a separar de ella, porque es alguien esencial, alguien importante que me anima cada día a crecer como persona. Tengo mucho que agradecerle. Y la quiero mucho. Muchísimo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario