L.

L.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Te quiero.

Eh, mírame. Mírame a la cara, un rato, solo un rato, y escúchame. Te quiero. Pero no gires la cara, sígueme mirando. Si, así, mírame. Te quiero. No gires la cara cada vez que te lo digo, te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario