L.

L.

jueves, 1 de septiembre de 2011

Échale azúcar a tus palabras, que algún día tendrás que tragártelas.

Odio los días de lluvia. Cuando llueve me vienen todo tipo de recuerdos a la cabeza, recuerdos que intenté borrar y que creí olvidados. Pero me doy cuenta de que no. Entonces me pongo a pensar. En como cambian las cosas. Un día estás aquí, y otro allí. Un día sonríes, otro lloras. Un día tienes a alguien a tu lado y en cuestión de minutos..Y a veces, de segundos, ya no la tienes. Adiós. La has perdido. ¿Alguna vez vosotros habéis pensado en toda la gente que os ha llegado a decir que estarían siempre a vuestro lado? ¿Cuántas personas quedan de todas esas? ¿3?¿4? Y también pienso que yo soy de este mundo, que yo soy de las personas que dijo una vez a alguien eso de..siempre. Y ya no estoy a su lado. Porque cometo errores, pero los rectifico. Hay gente que no. Gente que habla y habla sin pensar. Hablando de ese tipo de gente..también he conocido a gente que un día me quería mucho y al otro no. Jajajajajaja. Que gracia. No, no hace ni puta gracia. A ese tipo de gente también la odio. Y sobretodo, odio los recuerdos que se me vienen a la cabeza mientras estoy escribiendo esto. Porque todo lo que escribo es por algún motivo en concreto, así que fijaos si tengo motivos..Por eso he decidido que los días de lluvia voy a mirar por la ventana, y voy a intentar no pensar. Porque odio recordar. Porque sobre todo, odio los recuerdos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario