L.

L.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Y es así, algo que no sé describir, pero que sé perfectamente la sensación que produce.

Es algo raro de explicar. Todo empieza por un simple hola. Y aunque ahí no te lo imagines, las cosas van a cambiar. Un día no sabías que existía, y al siguiente, aparece. Entonces las cosas van a más que a un simple hola. Van a los típicos ''¿qué tal?'' que sin saber por qué, te dan más ganas de hablar cuando pregunta él, solo cuando pregunta él. Y va pasando el tiempo. Y lo que fué un ''hola'' se convierte en ''te quiero'' . Y las cosas van a mejor, y a peor. Y de nuevo a mejor, y de nuevo a peor..Es una especie de montaña rusa sin fin en la que no tuviste la oportunidad de comprar tu ticket, ni de pedir tu turno, te montaste sin darte cuenta. La sensación de miedo cuando vas cuesta arriba y sabes que vas a bajar de golpe sin poder evitarlo. Son las mismas mariposas en el estómago, las mismas, cuando él te abraza, es la misma sensación que una curva inesperada. Pero dá igual como empezó todo, cuáles fueran las primeras palabras o cual fué el primer lugar en el que os visteis. Dá igual cuántos kilómetros hayas recorrido de esa montaña rusa, o los que quedan por recorrer, da igual si las subidas y las bajadas te hacen reirte de emoción, o llorar de angustia.Todo eso da igual.Pero tú..No bajarías de ella, ni por todo el oro del mundo, si es él quien está montado contigo en ella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario