L.

L.

martes, 22 de noviembre de 2011

ADIÓS

Eh, tú, mírame. Existo, sigo siendo esa niña con el pelo oscuro y ojos azules que conociste hace dos años, ¿te acuerdas? La misma que te ha dicho que te quería tantas veces, o la que tanto se ha enfadado contigo, ¿me reconoces? Si, soy yo, la que ha aguantado cambios de humor, pasotismo, desprecios y juegos, la misma. ¿Ya? Si si, yo, esa que te defendió delante de la gente cuando te trataban de hijo de puta, la que hasta cuando tenías novia, no perdía las esperanzas, y la que, después de todo, hubiera ido a la otra punta del mundo si tú esperaras allí. Ya sabes quien soy, ¿verdad? Ese segundo plato, o tercer plato, que nunca falla después de cada comida. La gilipollas, la tonta, la payasa. Si, esa. Pues mírame. Porque nunca vas a volver a verme así. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario