L.

L.

sábado, 12 de noviembre de 2011

Mi niño, mi sueño

Me gusta como me sonríe, y como me abraza. Me gusta escuchar su respiración al otro lado del teléfono, y la risa tonta que nos sale cuando no sabemos que decir. Sus ansias de verme, de quererme. La manera que tiene de decirme que me quiere, las caricias en la mejilla. Esa forma que ha tenido de hacer que cada día le quiera un poco más. Es él, él y nadie más. A estas alturas, nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario