L.

L.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Only

La razón por la que me levanto cada miércoles, bueno, para que engañarnos, todos los días. La razón por la que puedo enfadarme tontamente, solo para que digas lo que quiero escuchar. La razón por la que soy capaz de recorrer la ciudad. La razón por la que espero a que pase el tiempo si tú estás al final. La razón por la que me voy sin despedirme para la próxima vez que te vea, cogerte con más ganas de verme. La razón que me hace feliz. La razón por la que me quedaría sin brazos de tanto abrazarte. La razón por la que cada tarde me preocupo. La razón que me hace volverme loca. ¿Sabes ya que razón es, no? La única razón por la que sonrío cuando me dicen tu nombre:

No hay comentarios:

Publicar un comentario