L.

L.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Voy a comerte la boca a cada milésima de segundo

Venga, vamos, rápido, se nos está acabando el tiempo, y vamos cuesta abajo y sin frenos. Date prisa, que no digan que no lo hemos intentado. Vamos a darlo todo, a hacer lo que nos dé la gana y a que nos miren por la calle cuando no nos dejemos respirar. Vamos a querernos tantos hasta el punto de asfixiarnos, pero no te preocupes, que yo respiraré por los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario