L.

L.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Y juro que no pienso soltarte nunca


Y eso lo aprendí a base de golpes de suerte, que 
armarse de valor, es el mayor
escudo para hacerse fuerte.
Las pequeñas alegrías ni se
alquilan ni se venden,
algo que no entiende la gran
mayoría



Disfruta que la vida son tres días y vamos por el
segundo, dibuja una sonrisa para el mundo,
divisa la alegría de la gente y comprende
que si algo duele nada es para siempre.



Vive feliz y deja atrás tu furia, que si
se acercan tiempos de tormenta
y vienen nubes negras, no te hundas, no
aprende a bailar bajo
la lluvia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario