L.

L.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Adiós campeón.

Una vez más, las cosas se rompen. Lo que has ido construyendo poco a poco se destruye de un plumazo, en un visto y no visto, haciendo que todos los esfuerzos que has hecho resulten en vano. ¿La parte positiva de esto? No la tiene, no la hay. Es ver como esa persona se te escapa de las manos en un visto y no visto, que las palabras bonitas, se quedan en palabras que se van con un soplido. Que ya no esperas a que llegue el día siguiente solo para volver a verle, porque sabes que ya no va a estar ahí. Una vez más, todo se desploma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario