L.

L.

martes, 27 de diciembre de 2011

Goodbye my love

Vete. Adiós. Por mi puedes quedarte con tu princesa. Puedes ser feliz. Es más, te deseo que os hagáis una mansión en el bosque. Que ella aprenda a hablar con las ardillas. Y que cada mañana la despiertes con un beso de príncipe. Podéis tener 7 hijos, o mejor, 8. Lo único que pido, lo único, es que una mañana te despiertes, la veas dormida a tu lado, y que entonces te des cuenta de que como yo te quiero, no lo ha hecho, no lo hace, y no lo va a hacer nadie. Es lo único que quiero. El único problema es que entonces, yo ya no seré la tonta que soy hoy. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario