L.

L.

lunes, 2 de enero de 2012

out

A nadie le gusta probar el sabor de su propia medicina. Creo que a ti, tampoco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario