L.

L.

lunes, 30 de abril de 2012

V

Todo aquello eran más que momentos. Más que simples tardes, que mañanas, o noches. Todo aquello era mucho más que números. Era como..cosas sin explicación, ¿me entiendes? Como magia, por ejemplo. O si no es magia, explícame como el tiempo volaba así, por ejemplo. O explícame también por qué podía haber 10º grados y yo no sentía frío cuando me abrazabas. Si, estoy segura de que era magia. Mira, escúchame, no estoy loca, no estoy loca si no es por ti, y no soy capaz de hacer volar el tiempo de aquella manera que volaba desde que ya no estás. Creo que he sobrepasado los límites de echar de menos a alguien que te está abrazando mientras te dice ''tranquila, ya llegará ese día''. Nunca me ha gustado darme por vencida y muy pocas veces lo he hecho. Y menos veces aún he querido volver atrás en el tiempo. No cambio las peleas tontas acabadas en besos, ni tampoco cambio las ganas de que sonara el timbre para verte aparecer. Y tú, por favor, no me olvides. Mientras tanto, seguiré viviendo lo que me toque, y te deseo lo mejor. Sé que algún día, uno de estos, o uno de más lejos, me volverás a abrazar con esas fuerzas con las que casi me cortabas la respiración, y yo te diré ''Te invito a ser feliz, yo pago''

No hay comentarios:

Publicar un comentario