L.

L.

martes, 5 de junio de 2012

Desmonta todas esas teorías. Rompe con la gilipollez de que las segundas partes nunca fueron buenas. Repíteme una de esas razones y nunca se me volverá a pasar por la cabeza la idea de rendirme. No si se trata de ti. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario