L.

L.

sábado, 30 de junio de 2012

Porque te convertiste en la mejor cosa que nunca tuve, y yo siempre seré la mejor cosa que nunca tuviste

No te estoy pidiendo un verano inolvidable, me conformo con una mañana. Ni tampoco te pido que me quieras y me trates como una princesa de cuento, claramente no lo soy por mucho que me guste escucharte decir ''Buenos días princesa''. Que tampoco quiero que me hagas sentir la única en el mundo, evidentemente no lo soy, y evidentemente, tú tampoco. Que no, que no te estoy pidiendo arriesgar, que ya arriesgamos hace tiempo y las cosas no salieron precisamente bien. No te pido un ramo de flores el día de San Valentín ni tienes la obligación de decirme todo lo que hagas a todas horas. Solo te pido que me des un poquito de tu tiempo, un poquito, y si a partir de ahí nos separamos, tendré la certeza de que no te voy a olvidar en la vida. Y eso es lo que quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario