L.

L.

sábado, 2 de junio de 2012

Sigo dando la vara

Ruido, me machaca y se me clava en los oídos cada vez que me faltas. Miro, y si te veo me arrepiento y me desvío del camino que me marcas. Río, y si me acuerdo de ti es porque el frío me aconseja que lo haga. Vivo, pero me muero cada vez que te has ido y me has dejado sin nada. Mido, y aunque me quede demasiado, da lo mismo, sigo dando la vara. Cuido de no echar todo a perder por un descuido, tus palabras son caras. Finos, son tus dedos los que mueven mis hilos, los que a veces me atan. Dilo, y si prefieres olvidarme te olvido aunque me dejes sin nada. Sigo, y no me importa convertirme en el testigo de tu sonrisa cansada. Envido, y si no lo ves, tranquilo, que yo insisto, demasiadas cagadas.. Río, y si me acuerdo de ti es porque el frío, me aconseja que lo haga, vivo, pero me muero cada vez que te has ido, y me has dejado sin nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario