L.

L.

domingo, 15 de julio de 2012

El caso es que la adicción no acaba bien

Es impresionante las clases de adicciones que existen. Sería demasiado fácil si solo fueran las drogas, las bebidas y el tabaco. Yo creo que la parte más dura de mandar a la mierda un hábito, es querer mandarlo a la mierda. Es decir, nos hacemos adictos por un motivo ¿verdad? A menudo, demasiado a menudo, las cosas empiezan de cero como una parte normal de tu vida, y de algún modo, cruzan la línea de la obsesión, compulsión. Perder el control. Es el colocón que arrastramos. El colocón hace que todo lo demás se apague lentamente. El caso es que la adicción no acaba bien porque tarde o temprano, lo que nos haya tenido drogados deja de hacer sentir bien y empieza a doler. Pero dicen que no mandas a la mierda el hábito hasta que caes en lo más bajo. Pero, ¿cuándo sabes que has caído? Porque no importa cuánto daño nos esté haciendo algo, a veces, dejarlo marchar, nos duele más

No hay comentarios:

Publicar un comentario