L.

L.

miércoles, 25 de julio de 2012

-Te tengo más ganas.. -No más que las que te tengo yo a ti, Larita

Entiendo que con algunas copas de más no eres capaz de controlarte y que nunca has querido hacerme daño. ¿Y tú me entiendes a mi? Quiero decir, cuando te importa una persona como algo más que una amiga no te gusta verle con otra persona, ¿me equivoco? Anda, no te hagas de rogar, estás deseando llamar a mi puerta y que te abra con una sonrisa mientras te digo que me moría de ganas por volver a tenerte, que el camino del salón a mi habitación se hace muy largo y que en esa cama sobra hasta la almohada, perdón, sobra todo lo que no sea tu cuerpo y el mío. ¿Qué sentías? Ya sabes a que me refiero, esas veces en las que nos mirábamos al espejo mientras nos lavábamos las manos, nos salpicábamos y nos sonreíamos a través de nuestro reflejo. Cuando después me besabas y controlabas el reloj porque era muy temprano para irte. Y en realidad, no era temprano, solo que a ti también te apetecía quedarte un ratito más. Anda, deja de hacerte el duro porque aquí los dos sabemos cual es la debilidad de ambos y que lo que tú y yo hemos tenido ni se cuenta,ni se entiende, ni se mide. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario