L.

L.

jueves, 23 de agosto de 2012

Matar y morir por la misma persona

Yo también lo he sentido. Si, ya sabéis a lo que me refiero. A las hormiguitas en el estómago, mariposas, y puto ecosistema que se te llega a formar ahí dentro cuando él te mira. ¿Sabéis de que sensación estoy hablando verdad? Si, estoy muy loca, loquísima, ya me resbala bastante lo que comentan por ahí de mi y me río siempre que puedo, odio las situaciones serias y la formalidad, la odio. Te puedo dar la certeza de que no soporto la impuntualidad a pesar de que soy de las que llegan tarde, siempre. Pero llega. Y si, lo he sentido. He sentido derretirme por alguien. Mataría y moriría por la misma persona. He sentido que cuando llegaba, aunque hubiera al rededor 5 personas más, era él mi eje. He sentido que cuando me besaba y me decía ''no te vas a escapar todavía hasta que no sea la hora justa, yo te defiendo de tu madre'' era feliz. No feliz de ''que guay tía, he aprobado'' ni feliz de ''menudos tacones me he comprado'' era feliz de pensar que el mundo era un poquito menos hijo de puta, porque me lo había puesto en mi camino. También he sentido que cuando me susurraba cosas al oído y me decía que me quería, que me amaba, no había persona más vulnerable en toda la tierra ante sus palabras que yo, simplemente, no la había. He sentido tocar el cielo, sobrepasarlo y llegar más alto aún. He llegado a casa con su olor en mi chaqueta y me he pasado toda la noche con ella en el escritorio. Se ha ido de mi casa dejándome su olor en toda mi habitación y no he salido de allí en todo el día. Llovía y yo me quedaba en la puerta del instituto porque sabía que incluso en días así, el iba a aparecer por allí. Y lo he sentido, si, tú también. Y no es el sentimiento, es la persona. Y para mi no hay mejor persona en todo el planeta, ya sea la Tierra, Marte o Saturno, que él. Si, soy ilusa, tonta, adolescente hasta las trancas, que a veces le odio hasta querer echarle de mi vida y otras lo abrazaría hasta que se me cayeran los brazos. Que lo quiero mucho pero si pasa de mi, puedo buscarme otro que me calme por un rato. Pero aún así, estoy orgullosa de lo que soy hoy. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario