L.

L.

martes, 14 de agosto de 2012

-¿Tú que quieres ser de mayor? -¿Yo? Feliz

Y de aquí a mis veintitantos o treinta no quiero volverte a oír hablarme de responsabilidades, de lo que está bien y de lo que está mal, de lo que es bueno o es malo para mi. Escúchame bien, no hay nadie que mejor me conozca que yo. Que lo que debo hacer y lo que quiero hacer están muy separados. Si me preocupo de qué me queda mejor más que de lo que digan por ahí de mi, es cosa de crías, ¿y qué? ¡Es lo que soy! No pretendas que me centre en una carrera porque no voy a hablarte sobre mi futuro. ¿Quieres futuro? Pues si no vives lo que tienes ahora, el futuro te va a quedar bastante grande. No te hablo de que dejes de estudiar o de que seas una rebelde en potencia. Te hablo de que hay que saber vivir y compaginar. Reír y llorar. Crecer sin dejar de ser una adolescente. Y yo, sé. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario