L.

L.

jueves, 29 de noviembre de 2012

El amor es ciego, el final es triste

Cuando te juegas algo por alguien, cuando lo apuestas todo por una persona, y pierdes. Porque tú también te acuerdas de la primera vez que le viste y piensas ''¿cómo pudo convertirse en tanto para mi?'' Cuando esperas como loca un mensaje, encontrártelo de casualidad o escucharle. Cuando te enamoras de su risa y de sus prisas por verte, de sus besos interminables y de sus caricias en tus brazos. La de veces que escribiste su nombre por todos lados, un número que os identificaba y un sitio que te pondrá los pelos de punta cada vez que pases por allí, sin él. Muchos secretos compartidos, muchas besos a escondidas y muchas risas cómplices. La de veces que discutisteis y creísteis no entenderos, para acabar queriéndoos con más fuerza. La de mentiras que les contasteis al mundo para que os dejaran vivir tranquilos lo vuestro, y la de momentos en los que os echasteis cosas en cara. Porque creíais que ibais a estar juntos para siempre, y os llevasteis un palo. Porque acabaste haciendo tu propio camino y él el suyo. Porque él te falló. Porque ya no le tienes. Pero a ti te da igual lo que te digan, le quieres, y piensas y esperas que algún día, el también vuelva a quererte.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Mi hermana.

No se podía hablar con nosotras, estábamos todo el día partiéndonos de risa















Fuckkkkkk

Basta. No sabéis nada. Vosotros, si, los que criticáis, criticáis, y criticáis sin conocer una mínima parte.


La gente no se cansa de hablar y hablar. Y lo peor de todo, que os encanta. Pero por encima de eso por si fuera poco, os encanta cuando ni si quiera tenéis ni idea. ¿Qué sabéis vosotros de lo que yo siento? Nadie está dentro de mi, o no ha llegado a estarlo lo suficiente o de la manera adecuada para saber que se me pasa por la cabeza. Y si alguien tiene la completa certeza de todo lo que pienso ¿qué? ¿cambia vuestras vidas? No tenéis ni idea.. Y lo ofendidos que os sentís cuando alguien habla de vosotros.. No sabéis nada. Absolutamente. Os creéis que con cuatro chinchorreos de niñatos y niñatas seréis capaces de saberlo todo. Cuánto os equivocáis y cuanto me río de vosotros cada vez que escucho alguna gilipollez. Sin quedar atrás a esos en los que se ha confiado alguna vez y cuando te has dado la vuelta te han clavado tal que todavía duele. Para vosotros, un besito de algodón de azucar con confeti de chocolate. Si vosotros me habéis jodido, aunque yo os sonría, no dudéis que os estoy jodiendo el doble. Yo sigo algo, y es que quien la hace, la paga. Y si hay algo en lo que estuve en contra mucho tiempo fue en lo de 'ojo por ojo' pero las cosas cambian, y si han cambiado lo suficiente como para ver a alguien por la calle y no saludarlo cuando hace algún tiempo no os separábais.. creédme que pueden cambiar mucho más. No soy de hielo, de piedra aún menos, y si hay alguien a la que las cosas le duelan hasta el fondo, esa soy yo. Eso si, no esperes hacerme algo sin que yo te la devuelva. Porque las he devuelto todas. 

lunes, 26 de noviembre de 2012

1609

Soy de esas que se ríen sin parar hasta en los peores momentos. De las que cuando lloran, sueltan lágrimas durante 5 minutos, y cuando ríen pueden estar horas sin parar. Yo soy a la que le encanta llevar la contraria, la que a todo le encuentra solución, ya sea fácil o difícil. Me encantan las excepciones, amo el verano y vivo enamorada de una última sonrisa una mañana de un 16 de Septiembre. Y hablando de excepciones, entiendo eso de que la perfección no existe, que los 'nunca' suelen romperse a la mitad del camino y las promesas solo sirven para decir que harás algo y  acabar no haciéndolo. Pero si, me gustas, me encantas y te comería de cabeza a pies cada día si te tuviera cerca, que si digo que nunca volveré, sé que ese 'nunca' va a romperse. Y mi excepción favorita: Si la perfección no existe, tú eres lo que más se le acerca en este mundo. 


domingo, 25 de noviembre de 2012

Te quiero, y un puñado de kilómetros no me harán quererte menos.

Y a día de hoy, te lo juro. Que el tiempo pasa y cada día tengo más claro que te quiero conmigo, me da igual en donde, me da igual en una puta toalla, en el césped, corriendo por el borde de una piscina, o en unos columpios. Que a mi lo que me vale, es recordarte mientras me cogías y me llevabas hasta el parque de esos columpios, que vinieras cuando estaba de espalda y me abrazaras, que me tiraras al césped, que me dijeras que yo era tu excepción, que tuvieras ganas de que volviera cuando aún no me hubiera ido. A día de hoy puedo decirte que te quiero, no sé de que manera, solo sé que siento por ti muchas cosas. A día de hoy, lo que más claro tengo, es que te echo de menos. Te echo de menos a morir. 

lunes, 12 de noviembre de 2012

Paainnnn

Y por muy bonito que sea todo, créeme que yo también lo he vivido. No he tenido mala suerte, ni buena. He tenido muchas ganas de permanecer al lado de alguien para siempre, que si, que yo también se lo que se siente cuando se te ilumina la cara al verle, cuando le abrazas y el mundo es un poco menos cabronazo, cuando sientes celos hasta de su almohada y cuando le quieres más que a tu propia vida. Yo tengo sentimientos, y a día de hoy puedo decir que los más bonitos del mundo, los que más se sienten, los que más  duelen. Y acabé como todos, acabé no hablando con esa persona, acabé tomando un camino distinto al suyo y acabé por el final. Porque si hay algo que he aprendido es que cuando tienes a esa persona contigo, existe la fuerza ultra poderosa que te hace creer que no os vais a separar, que todo va a ir a mejor. 'Te quiero más que ayer pero menos que mañana'. Hasta que un día eso se transforma y va al revés. No existen los amores eternos, si hay alguna frase con la que estoy de acuerdo es ''todo lo que empieza acaba, todo lo que sube, baja, y todo lo mejor es lo primero que se pierde''. No soy negativa, pero si te puedo decir que lo he pasado mal. Si tienes algo que quieres conservar para siempre, buena suerte. Pero créeme, ve con los ojos bien abiertos. Que si vas con ellos cerrados, la ostia, duele más. 

sábado, 10 de noviembre de 2012

Siempre fui más de corazón que de cabeza

Como esas veces en las que tu cabeza dice 'No' y tu corazón grita 'Si'. Y lo grita a todo volumen, rompiendo todo lo que dice tu cabeza. Ya sabes lo que dicen, cuánto menos debemos hacer algo, más ganas tenemos de hacerlo. Como si nosotros mismos nos creáramos nuestra debilidad. Sabiendo que va a haber consecuencias. Como cuando a los dos días de conocer a una persona sientes que lo llevas conociendo toda la vida. Si, no le conoces, no hay amor. Pero hay algo. No sé qué es ese algo, no sé como se llama ni por qué aparece. Sé que hay algo. Como eso que suelen decir: Puedo vivir sin ti, sin tus ojos, sin tu risa, sin la manera en la que me haces sentir. Pero no quiero. 

sábado, 3 de noviembre de 2012

Livvvv

Hay cosas qué no podemos explicar con simples palabras. Cosas como seguir vivos, sentimientos como el amor y el compromisoSensaciones como volver a abrazar a un amigo. Quizás por eso nuestra vida se compone de imágenes, momentos congelados en el tiempo para siempre, de decisiones que cambian para siempre el rumbo de las cosasde fotografias fijas guardadas en la memoria que nos recuerdan cada segundo lo hermoso que es vivir.





jueves, 1 de noviembre de 2012

Te quiero

Me imagino que eso de que el tiempo vuela es más cierto de lo que yo creía, o si no no entiendo como para mi parece que fue ayer cuando dijiste ''no pasa nada, todavía nos queda el año que viene''. Y llevo 45 días, 1080 horas, 64800 minutos y 38880000 segundos sin verte. Y te echo de menos, y te tengo muy lejos. Y las cosas no van tan bien por aquí como yo creía como para pensar en otra cosa que no sea en cuántas ganas tengo de volver a abrazarte. Pase lo que pase, te juro que algún día volveré a estar allí. Y lo más importante, contigo



                Te echo de menos a morir.