L.

L.

sábado, 10 de noviembre de 2012

Siempre fui más de corazón que de cabeza

Como esas veces en las que tu cabeza dice 'No' y tu corazón grita 'Si'. Y lo grita a todo volumen, rompiendo todo lo que dice tu cabeza. Ya sabes lo que dicen, cuánto menos debemos hacer algo, más ganas tenemos de hacerlo. Como si nosotros mismos nos creáramos nuestra debilidad. Sabiendo que va a haber consecuencias. Como cuando a los dos días de conocer a una persona sientes que lo llevas conociendo toda la vida. Si, no le conoces, no hay amor. Pero hay algo. No sé qué es ese algo, no sé como se llama ni por qué aparece. Sé que hay algo. Como eso que suelen decir: Puedo vivir sin ti, sin tus ojos, sin tu risa, sin la manera en la que me haces sentir. Pero no quiero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario