L.

L.

domingo, 30 de diciembre de 2012

2012

Suelo ser bastante quejica, me quejo por todo lo que puedo y más. Pero esta vez reconozco que me da pena que se acabe el 2012, es el mejor año que he vivido, inolvidable. He tenido mis más, y mis menos. He llorado pero aseguro que he reído el triple. Y sin muchísima gente, nunca hubiera sido capaz de superar las cosas malas, ni disfrutar las cosas buenas. 
Las cosas buenas como esos grandes carnavales..










Como el día del concierto de Pablo Alborán del que aún conservo entrada y globos incluidos..




Esa clase de 4º de la ESO a la que le han llamado la atención tantísimas veces pero nos amaban los profesores porque éramos los mejores y los más guapos y atentos de todo el Zurbarán





Mis niñas, a las que quiero con locura y ellas saben que quien las haga llorar, me lo cargo, que nos enfadamos, nos criticamos, nos distanciamos, pero siempre que nos necesitamos, no nos fallamos. Porque por encima de todo, son las mejores amigas del mundo.








Y por haberme regalado el mejor verano del mundo (con o sin foto) 












Por todo esto y más, por la de veces que habéis estado ahí, en primavera, verano, otoño, e invierno. Porque estas fotos no son ni la décima parte de todo lo que he vivido, porque creedme que algunos momentos no han sido fotografiados, pero están grabados a fuego y nunca los voy a olvidar. También, hay una persona con la que no tengo foto, pero sin duda conocerla el 7 de Septiembre me ha cambiado la vida y le quiero con locura, y una de mis razones para que el 2013 llegue es él y su carita. Pero que sepáis, que sois los mejores, y que nunca os olvidéis que para una niña como yo, sois muy importantes, y que todo lo que hemos vivido no se olvida. Os quiero mucho, y gracias por hacer que el 2012 haya sido el mejor año de mi vida. Os espero también en 2013, eh?

lunes, 24 de diciembre de 2012

Make my wish come true, baby all i want for Christmas is you


domingo, 23 de diciembre de 2012

Es como la nostalgia, las penas postvacacionales, desear poder ir en bikini y odiar las 140 capas de ropa de invierno, como ir a coger un trozo de chocolate de la nevera y que no quede nada. Pues algo así, pero a lo grande. Algo como querer, querer, y querer. Con todas tus ganas. Y no poder. 

sábado, 22 de diciembre de 2012

This girl is on fire


I love me

A lo largo de 16 años y 9 días he sacado los suficientes ovarios para enfrentarme a todo lo que me ha venido por delante. Hace poco tiempo he tenido que enfrentarme a algo muy duro y te aseguro que ahora si se lo que es pasarlo mal de verdad. Que a mi los revolcones por las mañanas y después las discusiones no me sacan ni una lágrima, me sacan las fuerzas. No me busques, no quiero que lo hagas, ya te buscaré yo a ti cuando me apetezca. Sé a la perfección lo que son los llantos, los insomnios, la envidia, los falseos, las miradas cómplices, los ''te echo de menos'' demasiado tarde, las frases sinónimo que llevan ''tengo tantas ganas de verte'' o ''cuanto te quiero'' que significan ''hace tiempo que no follo, ¿quedamos?'' Ahora soy más grande, pero no de estatura, he crecido lo suficiente, tengo mil y un planes, y cada día que cumplo uno, añado uno más a mi lista. Te quiero, me gusta ese y me encanta aquel. ¿Pero sabes qué? Que a mi misma, el doble. 

jueves, 20 de diciembre de 2012

Te aseguro que esté donde esté, te echo de menos

Porque duele tanto como si fueras mi propio hermano, y despues de 13 años acostumbrada a que vengas corriendo a mi cama cuando me despierto y me lamas la mano, no me puedo creer que ya no vayas a estar más. Aunque no podamos vernos estaremos juntos siempre, ahora eres mi angelito. Bueno, siempre lo fuiste..

Te quiero y te querré siempre, pequeñin

martes, 18 de diciembre de 2012

No te haces una idea de cuanto te echo de menos..

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Wish you were here

Es difícil, y quien diga lo contrario, miente. Por eso, desde que no estás, los buenos días, las buenas tardes y las buenas noches son frases hechas que espero que algún día se cumplan. Ya no me da igual que haga frío porque tu me abrazas, ahora tengo que conformarme con un puto calefactor que no tiene ni puta idea de dar cariño y lo ruidoso que es me da más dolor de cabeza que el que da echarte de menos. Te quiero, no es tan difícil de comprender y se que debo dejar a un lado todos estos sentimientos y estos recuerdos que se me vienen a la cabeza a cada minuto. Pero que deba no significa que pueda, y que pueda no significa que quiera. Cariño, a pesar de todo, lo mejor que me ha pasado en esta vida ha sido quererte. 




lunes, 10 de diciembre de 2012

Quien lo siente, lo sabe

Aún puedo escuchar tu voz aunque no estés ahora mismo a mi lado y sentirte cerca estando lejos. Es jodido querer tanto a alguien y ver como ese alguien es capaz de vivir sin ti, mientras tú sin el, no necesitas vivir, si no sobrevivir. Y quien lo ha sentido, lo sabe. He pensado de todas las formas posibles de este mundo en sacarte de mi cabeza, en dejar de repetirme el sonido de los besos que nos dimos  y en querer continuar aunque no sea contigo. Pero es difícil, y duele, duele y quema y más en este invierno que trae muy mala ostia  ahora que no estás a mi lado y no puedes obligarme a que me abrigue para no coger frío. Te echo de menos. ¿Dónde estás? No paro de preguntarme que se te pasa por la cabeza cuando me recuerdas y a cuantas tías le tiras la caña ahora que no eres de nadie. No se si yo me estoy volviendo loca, pero incluso escucho a mi cama gritar tu nombre cuando tú ya nunca llegas. Ya no tiene gracia insultarme y picarme con nadie si al final no vamos a terminar a besos. Nadie va a dártelo todo sin pedir nada a cambio. Porque el brillito que te salía en los ojos cuando casi llorabas de la risa por las gilipolleces y la forma que tenías de morderme la oreja eran únicas en el mundo y ahora no soy capaz de encontrar a nadie que me haga sentir tanto con tan poco. Yo nunca te elegí, creo que el destino es algo hijo de puta y se que las casualidades me la han jugado muchas veces. Pero también sé que si hace 5 años me hubieran puesto una ruleta para que eligiera al amor de mi vida, también te hubiera elegido a ti. Porque la forma que tienes de reír me encanta, la manera en la que la nariz se te pone muy roja cuando tienes frío y tu pelo huele de maravilla. Porque lo que nadie entiende, es que me hiciste feliz. Yo lloraba por ti, yo me moría de miedo de perderte algún día y mi sueño era haberte conservado toda la vida a mi lado. Y eso era lo que ellos veían. Lo que ellos no veían era que en un puto día de 24 horas, estar contigo tan solo 3 o 4, o incluso 10 minutos, yo era feliz porque te tenía. Ahora me toca ser fuerte, intentar que los ''te quiero'' se queden en ''te quise''. Ahora entiendo que los últimos besos son importantes, que las despedidas de ''5 minutos más'' son muy valiosas, porque puede que un día os despidáis, pero la próxima vez que os veáis ya no puedas volver a despedirte a besos y a abrazos de él nunca más..

sábado, 8 de diciembre de 2012

Je t'aimeeeeeee

Es imbécil, odioso, muy borde, y cuanto más borde, más me gusta. Si, me gusta, me encanta. Me encanta como se ríe de mi porque no se encender un microondas, me encanta que después de reírse él queme las palomitas, que se queje de que todo huele a quemado, que se apodere de mi abrigo, que se apoye en mi hombro, y que se ría de mi porque las pelis de miedo me hace gritar. Porque me gusta su risa, su carita pidiéndome que no me vaya después de vernos, que me muerda el labio me vuelve loca y que me haga cosquillas al rededor del ombligo me enamora. Es idiota. Y ese idiota me encanta..

lunes, 3 de diciembre de 2012

Si me olvido del sonido de tu voz, no tengo donde agarrarme

Si tú ya no sientes lo mismo dímelo pero prométeme que me recordarás. Estando tan lejos es difícil de arreglar. Desde el primer día supimos que no iba a ser fácil, que los días iban a pasar y que un día menos para volver a encontrarnos equivaldría a un día más sin vernos. Los primeros días creímos que todo iba a ser más sencillo, hablar durante horas y esperar que el día pasara. Hasta que ya no hablamos, hasta que ya los ''estoy deseando que llegue el verano y que vengas'' se convirtieron en ''¿qué tal te va? parece que te has olvidado de mi'' Y eso solo es el principio. Solo van casi 3 meses de 6 que quedan, mínimo. Y yo no puedo hacer otra cosa que intentar convencerte de que por aquí mi vida continúa pero una parte de mi sigue estancada en aquella piscina, en aquella noche. Pero no me lo pongas difícil, no puedo luchar yo sola por algo. Ya no sé a que motivo agarrarme, ya tengo dudas de si en realidad quiero volver allí, ya se me está olvidando tu voz  y tu risa y no sé de donde sacar las fuerzas para esto..


''Es despertarte cada mañana y ver que no está, o buscar en tu móvil y ver que hace meses que ya no llegan esos mensajes, o que cuando habláis ya no te sale ese brillo en los ojos, o esa sonrisa feliz. Es ver parejas por la calle y pensar ''si yo estuviera así con él..'' es escuchar esa canción que hablaba de vosotros y que se te hunda el pecho y se te empañen los ojos. Quedarte embobada mirando sus fotos y que te empiecen a bombardear recuerdos en la cabeza, o escribir su nombre sin querer, o dedicarle sin darte cuenta cada frase, cada canción.. Eso es echar de menos, joder. Lo demás es fingir que te falta algo que en realidad nunca quisiste. Te echo de menos''

domingo, 2 de diciembre de 2012

Muaaaaack

No le tengo miedo a nada y mucho menos al fin del mundo. ¿Que revienta? Que reviente. Me pillará con los 16 recién cumplidos y seguro que dormida. Eso si, no solo me llevaría por delante a mi. Llevaría por delante todo lo que he vivido. Las buenas y las malas. Lo que muy pocos son capaces de entender es que sin malas rachas no siguen las buenas, que arrepentirse de lo que se hace es muy jodido, y que si voy con prisas es porque no quiero que llegue el día en el que recuerde algo como lo que pudo ser y no fue. Yo elijo a quien quiero matar a besos, ¿y qué si es más de uno? No quiero pasar el resto de mi vida con la misma persona, no por ahora. Las cosas cambian, hoy no llueve y dentro de tres semanas puede caer un diluvio de la hostia. Pero yo no vivo de las opiniones, ni vidas de nadie, yo vivo de mi. Vivo de mis decisiones, de mis grandes aciertos y de errores de la ostia. A mitad del día ya estoy despeinada, me desgasto las uñas, me quejo por todo y agradezco cada día, me caigo, me levanto, me vuelvo a caer y me vuelvo a levantar, lloro y me río, odio el invierno y tengo grabados a fuego todos los primeros besos que he dado pero no me preocupo por los últimos. Me dicen que he cambiado porque ahora solo muestro interés por quien lo muestra por mi. Soy egoísta, aprovechada y sincera.  Un poco rencorosa pero algo olvidadiza con lo que quiero. He aprendido que no tengo por qué comerme la cabeza. Tengo mejores opciones.