L.

L.

domingo, 30 de diciembre de 2012

2012

Suelo ser bastante quejica, me quejo por todo lo que puedo y más. Pero esta vez reconozco que me da pena que se acabe el 2012, es el mejor año que he vivido, inolvidable. He tenido mis más, y mis menos. He llorado pero aseguro que he reído el triple. Y sin muchísima gente, nunca hubiera sido capaz de superar las cosas malas, ni disfrutar las cosas buenas. 
Las cosas buenas como esos grandes carnavales..










Como el día del concierto de Pablo Alborán del que aún conservo entrada y globos incluidos..




Esa clase de 4º de la ESO a la que le han llamado la atención tantísimas veces pero nos amaban los profesores porque éramos los mejores y los más guapos y atentos de todo el Zurbarán





Mis niñas, a las que quiero con locura y ellas saben que quien las haga llorar, me lo cargo, que nos enfadamos, nos criticamos, nos distanciamos, pero siempre que nos necesitamos, no nos fallamos. Porque por encima de todo, son las mejores amigas del mundo.








Y por haberme regalado el mejor verano del mundo (con o sin foto) 












Por todo esto y más, por la de veces que habéis estado ahí, en primavera, verano, otoño, e invierno. Porque estas fotos no son ni la décima parte de todo lo que he vivido, porque creedme que algunos momentos no han sido fotografiados, pero están grabados a fuego y nunca los voy a olvidar. También, hay una persona con la que no tengo foto, pero sin duda conocerla el 7 de Septiembre me ha cambiado la vida y le quiero con locura, y una de mis razones para que el 2013 llegue es él y su carita. Pero que sepáis, que sois los mejores, y que nunca os olvidéis que para una niña como yo, sois muy importantes, y que todo lo que hemos vivido no se olvida. Os quiero mucho, y gracias por hacer que el 2012 haya sido el mejor año de mi vida. Os espero también en 2013, eh?

No hay comentarios:

Publicar un comentario