L.

L.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Es como la nostalgia, las penas postvacacionales, desear poder ir en bikini y odiar las 140 capas de ropa de invierno, como ir a coger un trozo de chocolate de la nevera y que no quede nada. Pues algo así, pero a lo grande. Algo como querer, querer, y querer. Con todas tus ganas. Y no poder. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario