L.

L.

jueves, 24 de enero de 2013

Por los errores acumulados, por lo que me prometí hacer y no hago. Por las mentiras que he echado, y por echarte a ti de mi lado.

Shit

Ahora sé que el tiempo no pasa demasiado lento, ni demasiado despacio, simplemente pasa. Que las cosas que no decimos, nos identifican mucho más que las que si, que las manías pueden llegar a ser odiosas, viniendo de cualquiera. Que hay gente a la que no les tiembla ni un solo músculo al mentir, y otra gente, que tampoco les tiembla nada al ser sinceros por muy duro que sea. El amor se cuida, cada día, con un detalle, con algo mínimo. La amistad se conserva, y si es verdadera, crece. La familia es lo más importante, y las únicas personas que darían el máximo de si mismos por ti, no  son tus líos, no son tus novios eternos ni son tus compis que te la clavan a los minutos de verte, son tus padres. Tengo memorizadas en la cabeza tantas canciones que podría escribir un libro con todas ellas, y que no se dude ni un segundo que todas me recuerdan a algo. Se lo que es ser feliz al 100%, pero también se lo que es estar jodida y que solo unas pocas personas te tiendan la mano. He dado muchísimo por personas que no han hecho otra cosa que fallarme, y reconozco que yo he fallado muchísimas veces, porque no soy perfecta, cometo errores, pero jamás me ha temblado la voz para pedir perdón. No voy a decir ''me da igual lo que piensen'' porque siempre, en algún aspecto, hay algo que afecta. Tampoco voy a decir que mido lo que digo y cuido lo que hago, porque si alguien conociera a la perfección mi vida en los últimos 7 meses, diría que podría controlarme de vez en cuando. Pero yo no soy una princesa, para ser sincera, no soporto los tacones ni si quiera hasta las doce y los vestidos largos los odio. Valoro con todo mi alma lo que a mi me valora, y siempre escucho aunque lo que necesite sea que me escuchen a mi. Que las supersticiones, solo sirven para comerse la cabeza y poner algún motivo a las malas rachas, por eso mi número de las suerte es el 13 y me creo los horóscopos cuando a mi me da la gana. Dicen que solo hay un amor que te marca, pues yo he tenido dos. Dos inolvidables hijos de puta que cada vez que los veo me vienen a la cabeza muchísimas cosas. Lo que si he tenido solo una, es una hermana de distinta sangre. Y creedme, suficiente. Más que eso. Ahora, sé que los trenes no pasan una vez, pasan muchas y no los sabemos ver, ahora sé que hay más gilipollas suelto del que parece, que los que se creen superiores al resto dan mucha pena, que aunque la mona se vista de seda mona se queda, que todos tenemos por donde callar y que a la gente no le gusta tomar de su propia medicina, pero conmigo eso funciona así. Ahora me rio cuando algo me hace gracia, lloro cuando algo me duele, me enfado cuando algo me toca las narices y digo lo que pienso a veces, y a veces, pues no. Ahora se que es cierto eso de que a veces soy muy borde, contestona, quejica, demasiado risueña y loca, o esodicen. Ahora se que soy feliz, por encima de todas las cosas.


domingo, 13 de enero de 2013

Tra tra traaa

Yo no me enamoré de ti de boquilla. Yo me enamoré de ti porque te conocí, porque averigué que tu risa era la canción que quería escuchar por la mañana, por la tarde y por la noche. Porque por alguna casualidad, mi cabeza encajaba a la perfección entre tu cuello y tu hombro. Me dí cuenta de que cuando pasaba tiempo contigo era más feliz que de costumbre, que volvía a casa ya echándote de menos. Porque yo me enganché a ti, a tus besos entre frase y frase y a tus anécdotas que siempre me contabas. Me enamoró que fueras sincero conmigo, conociéndote, aunque algunas veces fuera duro. También me di cuenta de todo lo que te quería cuando lo que más me gustaba hacer cuando no estaba a tu lado era hablar contigo y mirar tus fotos, y sentirte cerca, porque era lo que deseaba todas horas. Quería atarme a ti, el resto del mundo me daba igual porque yo quería estar contigo. ¿Sabes cual fue el problema? Que nunca fue suficiente. Que jamás te diste cuenta del diamante que tenías delante al querer probar todas las piedras de al rededor. Y hoy.. Las cosas cambian, lo que no se valora después se llora, ahora se que nada es eterno, que enamorarse puede ser tan precioso como jodido, y que todo lo que aprendí contigo, lo uso contra ti.

martes, 8 de enero de 2013

Voy a quererte como tú me pides

-A ti lo que te hace falta es que te laven la boca con lejia. ¿Qué pasa? ¿Que te pone tratarme así?
-Mira a mi lo único que me pones tu es enferma, así que, que corra el aire eh..
-No, de eso nada ¿Qué quieres que te diga? ¿Que vas de pija pero que en verdad te va la marcha? ¿O que eres una golfa? ¿Te gusta que te diga eso? ¿Te gusta que te insulte? Mira..¿Por qué tenemos que tratarnos así? A mi este pacto me parece una mierda. ¿Sabes lo que creo? Que te gusta tenerme enganchado, boqueando como un pez.
-Así es.
-Así es. Pues yo no quiero seguir jugando a este juego de mierda, la gente que se quiere no se trata mal y prefiero no hablarte a tener que insultarte.
-Te quiero. ¿Me oyes? Te quiero y sería capaz de subir a donde fuera para que todos se enteraran y que lo escuchara hasta la última persona del mundo, hasta quedarme sin voz, pero esque no puedo.

lunes, 7 de enero de 2013

Te voy a esperaaaaaaar

Ahora sé que te quiero como a nadie y que no me hace falta tenerte 24 horas para darme cuenta de que con cada cosa que haces me das la vida. Que yo lucho por esto, por ti y por mi, por los dos, que yo saco las fuerzas hasta de debajo de montañas y que para mi tener ganas de ti es rutinario. Y nuestros secretos que se queden entre nosotros como llevamos haciendo tanto. Ahora sé que el tiempo es oro, y que la única manera de desperdiciarlo, son los momentos en los que me faltas.

miércoles, 2 de enero de 2013

La manía de llamarnos niñato y niñata el uno al otro, no queremos estar juntos pero no podemos estar separados, me echas de menos, se te nota cada vez que me preguntas cuando volverás a verme. Déjame decirte que yo a ti también, y que a veces te odio. Porque eres un niñato, un imbécil, un asqueroso y un borde. Si, vale. Un borde guapisimo.

martes, 1 de enero de 2013

Lets goooo

Ni me arrepiento, ni me lamento. Hace un año yo hice eso de la historia de las 365 páginas, orgullosa de las primeras, jurando un cambio que nunca llega y creyéndome eso de que año nuevo, vida nueva. Pues ya no. No quiero páginas, no quiero historias para no dormir, no quiero cuentos chinos, no quiero irme a dormir cada día diciendo ''esta página me gusta'' o ''esta haré como que la arranco''. Yo no quiero cambiar, yo no quiero que mi vida cambie porque me encanta tal y como es. Estoy tan cansada de la negatividad, en serio ¿de verdad necesitais que un puto reloj y calendario marque cuando debéis o no cambiar? Pues yo, me niego. Yo quiero seguir pasando días sin apenas pisar mi casa, y otros sin moverme del sofá, quiero seguir actuando por impulsos algunas veces y pensar demasiado otras, pocas, pero otras. Pues año nuevo, que sepas que te voy a comer igual que me comí el 2012.