L.

L.

viernes, 22 de febrero de 2013

Repetiría cada momento que he vivido contigo

Porque te quiero. Y no hay más. No te pido que me organices una velada romántica en París ni que me pidas que dentro de 2 años nos casemos para tener 2 hijos, un perro y una hipoteca. Ni flores, ni bombones, ni fotos enmarcadas ni anillos con diamantes. Yo me conformo con tu sonrisa. Con tus quejas cada vez que llego tarde, con tus abrazos cuando los necesito, con tus besos. Contigo. Y si vinieran cien huracanes, dos tsuanmis, un terremoto y una mafia a intentar separarme de ti, se irían de vacío porque de tu lado no me mueven ni queriendo. Por eso, soy capaz de salir a hacerte sonreir a las cuatro de la tarde y a punto de caer una puta tormenta. Porque te quiero. Porque en este mundo todavía no ha existido persona capaz de convencerme que tú y yo debemos estar separados, y aquí la frase de buenos días solo cobra sentido cuando me despierto y es lo primero que leo en la pantalla de mi móvil. Lo siento, pero no estoy hecha para estar lejos de ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario