L.

L.

domingo, 24 de marzo de 2013

Una semana, un mes de Abril, 170 horas a tu lado..

Noches y noches sin dormir, siempre tuvimos los días contados.. Nunca decíamos adiós, nunca supimos que algo había empezado. Me acuerdo de tus prontos, tus movidas, de tus idas y venidas, de tus fobias y tus filias. Puse rumbo a ningún lugar, todo este tiempo he estado tan perdido.. Todo acabó y fue tan fugaz, no terminamos lo que construimos. Ahora nos toca recordar que somos marionetas del destino. No fue lo que pudo ser, que extraña esta forma de doler.