L.

L.

jueves, 25 de julio de 2013

No lo soporto

Te echo de menos. No es que al principio no lo hiciera, solo que ahora es una manera muy distinta. Ahora es a todas horas, ahora las ganas de tenerte conmigo se van multiplicando por cada día que pasa y en vez de ir a menos, van a más, y más, y se me va tanto de las manos que cuando hablamos ya no se ni que decirte, porque te lo diría todo de golpe pero se que seguiría quedándome sin palabras. 
Como cuando me preguntas ''¿tienes ganas de verme?'' Y yo contesto ''Si''. 
Y la respuesta no es si. La respuesta es otra. 
La respuesta es algo así como: ¿Estás de broma? ¿Que si tengo ganas de verte? No pienso en otra cosa, y ganas de verte tenía el año pasado cuando te conocía de dos días. Ahora después de todo más que ganas de verte es necesidad de tenerte ya conmigo otra vez, pero el tiempo a veces o va muy rápido o va tan despacio que duele y cada puto segundo machaca más que el anterior. ¿Me sigues preguntando que si tengo ganas de verte? Si, las tengo. Tengo tantas que me asustan porque nunca había echado de menos de esta manera y me da terror el día en el que vuelva de las segundas vacaciones y de verdad tenga que despedirme de ti. Miedo de ir para allá y que tú te hayas cansado de esperar. O simplemente, pánico, pánico con todas las letras a engancharme muchísimo más a ti de lo que ya lo estoy y pum. Venirme. Llámalo ganas de verte, si quieres, llámalo como quieras..

No hay comentarios:

Publicar un comentario