L.

L.

lunes, 21 de abril de 2014

No hay nada como estar contigo

A veces creo que todo es mentira y creo que lo único que nos ata son unas ganas de más y unas pocas de risas en mitad de un tarde cualquiera. Pero entonces te veo, o te escucho, que practicamente es lo mismo si cierro los ojos y no te tengo delante. Y se que los cuentos de hadas no pueden ser ciertos porque siempre tienen un final, y a mi pensar en el nuestro me duele. Por eso espero que nunca llegue, y mientras lo vamos alargando te diré que te quiero, y que las ganas esas de más de las que hablaba al principio forman parte de todo lo que siento por ti. Me parece muy bonito y a la vez muy raro lo de enamorarse, porque quieres tanto a una persona que es increíble, una persona con la que nunca tuviste lazos que os unieran y con la que sabes que a pesar de que nada os une, tampoco quieres que nada os separe. Y eso es lo que quiero yo, que nada nos separe, que las peleas de cada dos días no merezcan la pena si cuanto más nos peleamos más nos damos cuenta de que no queremos perdernos. Y eso es lo que al final me vale, que odio tener que esperarte cuando eres impuntual pero me guardo lo feliz que me siento cuando apareces con tu carita porque la espera siempre, siempre merece la pena. Me sigo preguntando de dónde salió esto de repente y me encanta no tener respuesta, porque tal y como tu me dijiste "Si esto salió de la nada, nada lo va a romper" y sinceramente, eso espero. Ahora eres el pilar de mi vida más fundamental y espero no equivocarme poniendo en ti toda mis ilusiones. Porque te quiero, y porque si algún día me faltas yo estaría tan perdida que no podría soportarlo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario